Imprimir
PDF

RESPONSABLES Y COMERCIALES DE NUESTROS PROPIOS PELIGROS

el 15 Septiembre 2014.

 Somos los responsables de nuestros propios peligros y de nuestros propios riesgos, tenemos la obligación de ser los agentes comerciales de nuestras propias necesidades.

Cuando hablamos de nuestros miedos como padres de familia  o responsables de empresa nadie tendría que convencernos de nada para hacerles frente, solo deberían asesorarnos para la toma de la mejor decisión.

Todos deberíamos tener unas nociones mínimas de gerencia de riesgos trasladadas a fines privados, al menos desde dos puntos de vista:

a)     Asunción o transferencia del riesgo: Es decir, conocidos los riesgos (fallecimiento, enfermedad grave, minusvalía, desempleo, etc) la familia debe actuar, asumiéndolos (se tiene el suficiente patrimonio para ello) o transfiriendolos (No se tiene el suficiente patrimonio para ello y es necesario que una aseguradora intervenga).

b)    Coste total del riesgo: Suma de la pérdida que ocasiona su ocurrencia (cuánto vale la enfermedad grave o  pérdida de un ser querido, cuál es el importe de la nómina que percibía o el total de ingresos que aportaba al patrimonio familiar y que dejan de entrar por la ocurrencia del siniestro) más los costes empleados en evitarlos o reducirlos (por ej: valoración del coste del tratamiento de la enfermedad y adaptación del hogar a la misma más pérdida de ingresos de la persona enferma) más los costes de su financiación o gestión (no tenemos dinero para hacer frente a esta eventualidad y necesitamos la ayuda o préstamo, si nos lo concede, de una entidad financiera para hacer frente al problema).

Fases de la gestión de riesgos

 

¿Somos, en la mayoría de los casos,  previsores o prudentes?: Desgraciadamente la respuesta es no. ¿Cuántas veces habremos escuchado a un fumador o bebedor empedernido de mediana edad que, con pitillo o copa en la mano alardea de que “De algo hay que morir”?…bien, invito a cualquiera a que se pasee por el hospital más cercano y rápidamente averiguará que el 100% de los enfermos terminales de cancer de pulmón darían lo que fuera por cambiar su discurso vital y dar marcha atrás en sus voluntarias acciones.

Sin ser tan tremendistas, discursos parecidos pueden escucharse de padres de familia o dueños de empresa que no hacen ningún tipo de previsión o cuanto menos, la misma es totalmente insuficiente, ante probables riesgos futuros.

A Cierre del 2012 solo el 48,1% de la población española tiene seguro de vida (obvia decir que un porcentaje elevadísimo del mismo no obedece a la preocupación de preservar el patrimonio familiar ante un infortunio sino pura y simplemente a la de velar  que el interés del banco de garantizarse la inmediata amortización del pago de la hipoteca se vea totalmente satisfecho, en otras palabras,  cuando firmamos las citadas pólizas el capital  que aseguramos coincide al céntimo con el importe de la hipoteca y no nos asesoran, simplemente porque no les importa nada más allá de su margen de resultados, indicándonos que convendría establecer una cantidad superior para que nuestra familia se garantice una supervivencia digna en el caso de que se produzca algún fatal desenlace). Parece que nuestro horizonte vital lo marcan las entidades financieras y no nos paramos realmente a analizar que las expectativas de estas no coinciden para nada con las nuestras

No somos los únicos culpables de nuestra falta de previsión, la responsabilidad  debe hacerse extensiva y compartirse con el  estado y aquí hay auténtica dejadez por parte de éste en el ejercicio de sus funciones de publicar y difundir adecuadamente información más que vital para el conjunto de los ciudadanos y si piensan que exagero pregúntense ¿Cuántos/as sabían que en el supuesto de que, pongamos por caso, usted  enviudara  antes de cumplir 50 años deberá subsistir con 651€ mensuales (o 437€, en el caso de que su pareja haya sido autónomo/a?). Esta posibilidad no es remota, es la realidad a la que se enfrentan la inmensa mayoría de los ciudadanos (cerca del 90% según fuentes de la Seguridad Social) que deben de sobrevivir al fallecimiento de su pareja. Con esta paga mensual, la segunda pregunta es automática ¿Cuántos/as podrán subsistir con la misma, pagar la hipoteca, dar educación a sus hijos, etc, sino tienen planes de contingencia privados?.

Cuando tenemos que comprarnos un coche nadie nos influye en la toma de esa decisión, podemos valorar si lo adquirimos nuevo o usado, gasolina o diesel, de 5 o 7 plazas,  de esta marca o aquella otra, con más o menos dispositivos els pero la necesidad con la consiguiente decisión de compra la tenemos más que tomada y solo dejamos al comercial de confianza que nos asesore sobre el mejor camino a seguir. ¿No deberíamos de comportarnos exactamente igual con lo que de verdad importa?

Dirección y Contacto

Gestoría Alemany

Calle de Ramón Llull, nº2
07150 Andratx - I. Baleares

phone 971 13 79 86 / FAX: 971 13 79 87

cell 655 45 25 29 / 685 64 31 88

Email IconFormulario de Contacto